Anna y Jordi

Querían darle un cambio radical a su cocina buscando la oportunidad de crear un espacio en común no solo disponible para cocinar, sino también para disfrutar.   

Contactaron con nosotros y empezamos nuestra aventura juntos.

El resultado fue maravilloso. Una cocina en distintas secciones combinadas en forma lineal para una funcionalidad y comodidad aún mayor al cocinar, solo o acompañado. Optaron por una cocina en color Cachemir brillante para los frentes, combinada con Silestone Pulido color marrón chocolate Gedatsu, y revestimientos de pared laminado en acabado de madera de manzano veteado. Esto se complementa con una zona de columnas para horno y microondas, un bonito frigorífico americano con dispensador de agua y hielo y una fantástica cafetera de integración para degustar unos fantásticos cafes en la zona de barra.